Skip to content

¿Cómo salir de obligaciones auto infligidas?

No nos gusta dejar las cosas sin terminar o hechas a medias. Esto se conoce como el efecto Zeigarnik. Abandonar un tema no es lo mismo que postergar o aceptar la derrota, sino que es un cambio en las prioridades.

El único recurso que nos limita es el tiempo. Convertirnos en maestros que controlan los temas que dejamos de lado nos permite buscar otras cosas más interesantes para nuestro gusto. Por esta razón necesitas hacer un pacto y renunciar a las obligaciones auto infligidas.

Como personas, nos sentimos obligadas a muchas cosas que simplemente no importan. Por ejemplo:

– Terminar un libro que no estás disfrutando —> Comienza un nuevo libro

– Hornear un pastel para llevar a la oficina en tu cumpleaños —> Compra un pastel

– Responder a correos electrónicos que no contribuyen a tus objetivos —> Elimínalos inmediatamente

– Salir con gente que no te gusta —> Di que no y haz otra cosa

En lugar de sentir que todo lo que se te presenta es una obligación, piénsalo como una sugerencia que puedes aceptar o rechazar.

Personalmente, he renunciado a lo que no es importante, y eso es exactamente lo que me hace seguir adelante.

¿Por qué es importante hacer café en la mañana?

Más que por un simple gusto hacia la cafeína, la rutina de preparar café te dispone para alinear tu día con las metas que quieres lograr. Antes que nada, piensa en todo el proceso: desde escoger el café, calentar el agua, realizar el filtrado, hasta el momento de disfrutar tu taza. Como ves, es todo un procedimiento que te lleva de un punto cero a una tarea completa a través de una serie de pasos (muy parecido a lo que debes hacer cuando tienes una meta que cumplir a lo largo del día). 

La manera en que comenzamos nuestro día dice mucho de cómo se va a desarrollar. Es por esta razón que para comenzar tu día con la mejor actitud, debes contar con un motivo que te haga levantar de la cama, ya sea una tarea importante, un curso que tengas que hacer o cualquier otra actividad. Lo fundamental aquí es que la noche anterior pienses en esa tarea que quieres completar al día siguiente y se convierta en ese motivo para levantarse y enfocarte en tu día.

¿Cuáles son los beneficios de levantarse temprano?

Además de tener mucho más tiempo para realizar tus actividades a lo largo del día, levantarte temprano también potencia muchos más aspectos de tu vida como:

– Salud: Contar con mayores horas en las que puedas disfrutar de luz natural hace que te sientas con más energía y de mejor ánimo para avanzar con tus actividades.

– Relaciones: Al tener más tiempo para realizar tus actividades, puedes darte un espacio para hablar con tu pareja, tus amigos o familiares antes de iniciar el momento realmente productivo de tu día.

– Confianza: Si eres más productivo, podrás tener mayor confianza en ti y tus habilidades.

– Paz: Confiando en ti y en tu productividad, podrás tener paz interior al saber que tienes todas tus metas y tareas bajo control.

Sin embargo, personalmente, creo que el mayor beneficio de levantarse temprano es la capacidad para dejar nuestros miedos y excusas de lado. Con más tiempo para trabajar en nuestras metas y sueños, mayor será la probabilidad de que los alcancemos, así podremos ser mucho más felices.

¿Cómo comenzar?

– Ser flexible: Encuentra una rutina que se adapte a ti. No todos los métodos son efectivos para todo el mundo, por eso comienza con un horario base, como las 6:00 a.m., y luego de un periodo, puedes cambiarlo a 5:30 a.m. Si ves que te vas adaptando y quieres tener más tiempo para tus sueños, puedes subir a 5:00 a.m. y así hasta que encuentres ese horario que te permita ser mucho más productivo.

– Sé consistente: Una vez que te comprometas con un horario, debes honrarlo. Con esto me refiero a que te acostumbres a levantarte todos los días a la misma hora, así tu sistema interno se acostumbrara a ese horario y cada día te costará menos levantarte temprano.

– Mantén la tecnología a raya: Este es el principal distractor que tenemos. Si lo logras mantener a raya (fuera de tu habitación), podrás eliminar distracciones y a la mañana siguiente te levantarás con mayor disposición para realizar tus metas. Te aconsejo tener un despertador que no sea tu celular para que no te cueste levantarte temprano.

– Planea tu día desde la noche anterior: Antes de irte a dormir, es importante que precises el propósito de levantarte temprano al día siguiente. Para esto, define qué es lo que vas a hacer a primera hora y comprométete con ese objetivo.

Es muy fácil soñar y muy difícil hacer. Por eso quiero que te comprometas con tu meta y la escribas en un sitio donde la puedas recordar cada día, y de la misma manera te comprometas a apartar un tiempo de tu día para aprender sobre esa meta que quieres lograr, de esta forma le estarás diciendo al mundo cuál es tu intención. Aprende lo que más puedas y visualízate cumpliendo esa meta, viviendo el sueño y así, con tiempo y con esfuerzo, logres alcanzarla.

El poder de la confianza

Trabajar en equipo ha dejado de ser una capacidad deseable para convertirse actualmente en algo esencial en las empresas. Por eso es importante que, como individuo, tengas la capacidad de confiar en las personas con las que trabajas y así cumplir las metas que tiene propuestas la compañía. Sin embargo, en ocasiones, confiar en las capacidades de las personas a tu alrededor no es tan fácil como parece y hoy te voy a dotar con el poder de la confianza.

Debes tener claras tus expectativas.

Antes que nada, es necesario entender que tus expectativas son solo tuyas, no han sido definidas por el equipo o por tu jefe. Es importante que, antes de crearlas en tu mente, puedas definir unos objetivos con tus compañeros. De esta forma, si las cosas no salen como esperabas, puedes encontrar los puntos débiles del asunto y corregirlos sobre la marcha. Si no comunicas tus expectativas y las cosas salen mal, no podrás encontrar esos puntos y las personas a tu alrededor no sabrán la causa de tu frustración. Es crucial abrirte con tu equipo y definir un esquema de trabajo realizable.

Recuerda que la confianza es un acuerdo.

El proceso de confiar en otros comienza en ti. Recuerda que para poder confiar en otros es vital que puedas confiar en ti mismo primero. Una vez logres la confianza en ti, podrás tomar mejores decisiones que permitan trabajar en equipo de una forma productiva.

Ten presente que hay ocasiones en las que las cosas no resultan como esperas y se salen de control. Es en ese momento cuando debes entender que al final de la operación todos somos humanos y podemos cometer errores, y para seguir es clave que puedas perdonar esas situaciones y a las personas involucradas.

¿Cómo confiar en ti?

Confiar en ti no es poner todo el peso en tus hombros; significa que tienes la capacidad de entender que como todos los demás, puedes cometer errores y hacer aciertos. Eres capaz de conocerte a fondo para saber cuándo debes parar y descansar, y que una vez todo esté en su sitio, tendrás la capacidad de reflexionar y plantearte nuevos objetivos para continuar con otra meta mayor que la anterior.

Todo lo que he dicho es muy fácil de escribir, pero en la práctica, todo te va a tomar más tiempo y disciplina de lo que inicialmente creíste. Por eso no te desanimes y sigue adelante con tu meta. Recuerda que los verdaderos Tiger son auténticos con ellos mismos, apelan a la lógica en todo momento y tienen empatía para ponerse en los zapatos de los demás.

¡Ánimo, Tiger!

Obtén un precio especial en tu asesoría Tiger haciendo click aquí

Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar