Skip to content
Head-Banner-Win-IGSS

Confinamiento hizo que los usuarios sean más celosos con sus datos personales

La pandemia no sólo ha aumentado la conciencia de los consumidores sobre la privacidad de datos, sino que también está marcando el comienzo de una nueva normalidad en el intercambio de datos, que se basa en supuestos, valores y experiencias compartidos.

Con el coronavirus en juego el mundo se ha vuelto dependiente de las plataformas y servicios digitales, volviéndose una rutina de la nueva normalidad para el trabajo y la educación, esto hace que los usuario acepten las políticas de privacidad de las páginas no importando si se ajustan o no a los parámetros de seguridad cibernética.

Una encuesta global sobre la privacidad de los consumidores realizada por la firma EY, ha indicado que la generación millennial está dispuestos a compartir su historial de búsqueda a cambio de experiencias online más personalizadas, comparado con el de los baby boomers.

Sin embargo, aunque el deseo de privacidad sigue siendo constante, la pandemia ha aumentado los niveles de concienciación de los consumidores sobre la privacidad de datos los consumidores afirma que la pandemia los ha hecho más conscientes de los datos personales que comparten que antes.

Pero los consumidores deben tener en cuenta que estar en la web, se debe de tener un control de la reputación en línea, la valoración que se debe de tener como marca personal o empresarial, apostando al prestigio que se construye en el mundo del internet. 

Apostando a lo que se dice del usuario, lo que comparte lo que dice y como lo dice, esta gestión de la reputación en línea, también llamada Online Reputation Management (ORM), es la valoración o percepción que se tiene de una marca, empresa o persona individual.

Al momento de empezar a gestionar la reputación en línea, lo primero que debe hacer es un diagnóstico, con el objetivo de determinar la situación real y actual de la persona o marca. Una de las grandes ventajas del internet es que todas las percepciones pueden traducirse a números y de esta manera aterrizar esa opinión externa en datos concretos.

 

Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar