fbpx Skip to content

Cervecería 14: Historia, modelo de negocio y visión a futuro

Hace ocho años, Billy Burns, empezó a incursionar en el mundo de la cerveza artesanal; él quiso hacer algo diferente para ayudar a crear una cultura cervecera distinta en Guatemala.

Los inicios de Billy en Guatemala siempre estuvieron ligados al emprendimiento desde que llegó de los Estados Unidos con veintitrés años y su mochila en los hombros: “Llegué a la antigua en 1998. En 1999 abrí Monoloco y por muchos años trabajé ahí tratando de hacerlo crecer.

En el 2012 mi socio y yo abrimos un negocio de importación y distribución de cervezas artesanales de los Estados Unidos. Así aprendimos un poco del negocio y del mercado local y decidimos, después de unos años, poner nuestra propia cervecería”, indica Billy.

“Mi socio y yo estuvimos buscando lugares para este proyecto y siempre que pasábamos por la Ruta Nacional 14, que va de Antigua a Escuintla, veíamos este terreno que estuvo en venta varios años, entonces empezamos a negociar. Lo compramos en 2017, ya que era una finca de café abandonada, porque estábamos buscando un lugar grande para las familias, los niños y los chuchos que siempre son bienvenidos”.

“El modelo de negocio nuestro no solo es el de vender cerveza sino el de crearle una experiencia a la gente”, —Billy Burns, cofundador de Cervecería 14.

Sobreviviendo a la pandemia y los tiempos de crisis

Como la mayoría de los negocios, la Cervecería 14 se vio afectada con la pandemia; sin embargo, esto dio paso a la perseverancia y solo de la mano de ello, Burns y sus socios lograron ingeniárselas para salir adelante; “Creo que no debemos tener miedo, si tenemos un buen concepto y si está pasando algo que no podemos controlar, debemos seguir trabajando día a día para lograr la meta y para hacer nuestro concepto una realidad”, dijo Billy.

Asimismo, mencionó que durante la pandemia también se dedicaron a invertir en el negocio: “Decidimos seguir trabajando y cuando volvimos a abrir, nos tocó estar en una posición más fuerte en maquinaria, construcciones y aprovechamos que estábamos cerrados para hacer remodelaciones”, agregó.

Además de la inversión, Billy Burns y su equipo también reestructuraron el modelo de negocio para seguir produciendo a pesar de la crisis: “Vendíamos cerveza a domicilio y en los supermercados, también hacíamos catas en línea”, indicó. Entonces, gracias al trabajo en equipo y la visión de no rendirse lograron posicionarse en supermercados, bares y restaurantes: “Hemos creado dos puntos de venta, uno en el centro de La Antigua y otro en zona 4 en Cuatro Grados Norte; son dos conceptos distintos a lo que es la cervecería en sí”, dijo Burns.

“Durante la pandemia bajamos un 20% de la producción; actualmente tenemos capacidad de producir alrededor de 45 mil litros al mes y estamos en proceso de expansión, apuntando a un 50% más” afirmó.

El maestro cervecero de la 14

“Tengo casi 15 años trabajando en cervecerías en varias partes del mundo: estuve en Ecuador, India, Estados Unidos, Inglaterra, México y ahora en Guatemala”, dijo Logan Schaedig, actual maestro cervecero de la Cervecería 14; “Antes de venir aquí, estuve viviendo en Monterrey y solo quería un cambio de vida, por eso vine a La Antigua a vivir.”, menciona.

Debido a su experiencia, Schaedig llegó a la Cervecería 14 y de la mano del equipo que lo acompaña, ha logrado mantener la calidad y la estandarización del sabor de las cervezas: “La calidad de las recetas es muy importante, pero lo más importante es que el lote siempre sepa igual porque la gente quiere la misma cerveza siempre; por ejemplo, si tú compras una ‘Dale’ debe ser la misma que ayer o que el mes pasado”, dijo Logan, con su marcado acento anglosajón.

Según el maestro cervecero, el proceso de hacer cerveza lleva normalmente cuatro insumos: agua, malta, lúpulo y levadura, aunque cada receta varía dependiendo del tipo de cerveza que realizan; como con la “Dale Pale Ale”, “Chela Guevara” e “Impunidad” en las cuales, según Logan, agregan más lúpulo; mientras que con otras como “Chelita Linda”, utilizan más malta: “Huele más como a pan o postre”, comenta.

Cervecería 14 tiene una enlatadora llamada “La Dorita” que hace 24 cajas de cerveza por minuto, aunque, cabe mencionar, que en la cervecería hacen solamente un estilo de cerveza por día, es decir, entre 150 y 200 cervezas por estilo. / Fotografía: Win.gt

Cervecería 14 tiene una enlatadora llamada “La Dorita” que hace 24 cajas de cerveza por minuto, aunque, cabe mencionar, que en la cervecería hacen solamente un estilo de cerveza por día, es decir, entre 150 y 200 cervezas por estilo: “Si por ejemplo la cerveza se cocina hoy se enlata en tres semanas”, concluyó Schaedig.

Crecimiento del negocio

En la actualidad, la Cervecería 14 ha logrado posicionar sus productos también en Quetzaltenango, Amatitlán y la costa sur del pacífico guatemalteco.

A mediano plazo, esperan exportar a El Salvador, Costa Rica, Honduras y el sur de México: “Estamos muy orgullosos de la cerveza que hacemos ya que tenemos siete recetas que hacemos todo el año y hay una cerveza para cada gusto; la recepción ha sido muy buena”, dijo Burns.

Además de los planes de exportación y el posicionamiento de la cerveza en otros departamentos guatemaltecos, la Cervecería 14 ha ido mejorando sus instalaciones para que las personas tengan una mejor y renovada experiencia cada vez que la visitan: “Hemos implementado más parqueo, más ambientes para las mesas, también construimos otro anfiteatro para eventos corporativos o privados y queremos implementar otras bebidas que no tengan alcohol, como aguas gaseosas artesanales”, agregó Billy.

Como empresa, el equipo de la Cervecería 14 tiene la visión de reutilizar al máximo sus recursos, por ello, según el propietario, ya han logrado recuperar la finca de café que ahora ocupa el negocio: “Hemos sembrado más de seis mil pilones de café y los estamos cosechando y utilizando en nuestra cerveza oscura”.

Los nombres de las cervezas

Aunque la cerveza más vendida es “Chelita linda”, la cerveza rubia de la casa; le sigue “Impunidad” y “Dale Pale Ale”, que debe su nombre a los cuidacarros de la ciudad colonial: “Parte de nuestra cultura como empresa es tener un buen sentido del humor, queremos crear una marca que no sea muy seria sino que se pueda disfrutar, por ejemplo: ‘Dale Pale Ale’ se refiere a un chiste basado en los cuidacarros que están por todos lados y te dicen ‘dale, dale, dale, ya le dio’; entonces en cada cerveza tratamos de usar modismos o chistes guatemaltecos”, aseguró Burns.

En su experiencia como cervecero, Billy Burns también ha impartido charlas para explicarles a las personas de qué trata la cerveza artesanal. Por ello, implementaron la degustación en vasos pequeños que en la actualidad son muy requeridas por los comensales que visitan la Cervecería 14.

Y es que, en una época en la que innovar es arriesgado, porque la pandemia se llevó consigo muchos negocios, los propietarios e inversionistas de Cervecería 14 han hecho lo posible por sumar en un período en el que muy pocas personas invierten. Esto último ha dado sus frutos dado que, Cervecería 14 se ha posicionado como un referente para grandes y chicos que visitan o residen en La Antigua Guatemala.

Compártelo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar