fbpx Skip to content

¿Cómo involucrar a los estudiantes en su proceso de aprendizaje activamente?

Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook

Cada vez los procesos educativos procuran más la inclusión de los estudiantes en sus propios procesos académicos.

La participación activa o también conocida como “active learning” es un enfoque académico que busca instruir a los estudiantes a nuevos conocimientos a través de hacerlos partícipes y protagonistas de los procesos que aprender conlleva.

Esta metodología de enseñanza ha tenido efectos positivos en el desarrollo de conocimientos que han sido científicamente comprobados. Se ha comprobado que quienes reciben clases magistrales en un formato de escuchar al profesor más no de respuesta ni interacción tiene más posibilidades de no aprender o incluso abandonar la educación por completo.

Cuando un estudiante recibe la oportunidad de enlazar la información aprendida y la práctica, este se desarrolla mejor. La constante actividad nutre el cerebro, haciéndole remover entre todos los conocimientos de su vida aquellos que permanecían sin explotar.

Actualmente la participación activa de los niños en sus procesos educativos ha rendido frutos positivos. Es decir, este método motiva a estudiantes a resolver problemas a través de un estudio de casos, juego de roles entre otras actividades que sean atractivas y memorables para el estudiante.

Este proceso de aprendizaje trabaja fuera de lo tradicional. Frecuentemente se escucha que recibir clases puede tornarse aburrido, esto dependiendo del contexto que envuelva a la situación. Para solucionar esto, muchos niños y jóvenes proponen a sus catedráticos recibir contenidos de manera, si bien estructurada, mucho más dinámica.

La participación activa funciona a largo plazo

Julio García, un joven estudiante de 14 años, recuerda estudiar los diferentes continentes del mundo mientras cursaba sexto primaria.

Este tema, para muchos niños de su edad, resultaba tedioso y aburrido, sin embargo, la maestra de su salón impulsó a los niños a elaborar tarjetas creativas de cada país con los datos demográficos más importantes. 

Actualmente, Julio recuerda mucho de los países más importantes y lejanos. A la vez, agradece a su profesora no acudir a mecanismos tradicionales y bancarios de educación.

A través de actividades lúdicas Trinus garantiza a los estudiantes y sus familias la exploración de cada una de las cualidades y fortalezas con las que un alumno cuenta. / Fotografía: Win.gt — Stock

Uno de los centros educativos en Guatemala que incluye un aprendizaje activo es Trinus. A través de actividades lúdicas Trinus garantiza a los estudiantes y sus familias la exploración de cada una de las cualidades y fortalezas con las que un alumno cuenta.

Este centro educativo ubicado en la zona 14 de la ciudad de Guatemala se ha esforzado en preservar el contacto del estudiante con el entorno. Según la metodología Waldorf que rige a esta institución, las interrelaciones de los alumnos con sus herramientas de trabajo, sus proyectos, ambiente y superiores son garantía de un aprendizaje integral y óptimo.

Más información aquí

Síguenos en Instagram

@WinGuatemala

LifeStyle

Te podría interesar