Skip to content
Head-Banner-Win-IGSS

¿Qué es la depreciación del conocimiento y cómo afecta mi carrera?

El conocimiento es un activo fijo que se desprecia. Esto siempre ha sido así, la diferencia es que la transformación digital vino a acelerar el proceso de obsolescencia de lo que aprendimos cuando nos formábamos en la universidad, escuela superior, taller o curso. Es un tema sensible en el mundo laboral, pues los conocimientos no se descomponen como maquinaria.

Esta devaluación de los conocimientos y la experiencia no sólo se refleja en las personas, también en las empresas. Hay dos ejemplos muy claros: Kodak, alguna vez líder de la industria fotográfica, tardó 15 años en adaptarse a la transición a la fotografía digital.

Si esta compañía fue víctima de la disrupción, Uber, otro ejemplo, es el disruptor, pues necesitó mucho menos que 15 años para superar a los jugadores tradicionales del transporte privado.

¿Cómo ocurre la depreciación del conocimiento?

Hay dos formas en las que se devalúa el conocimiento, de acuerdo a un estudio del Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA, por sus siglas en inglés). La primera tiene que ver con el grado de obsolescencia tecnológica impulsada por la innovación; en la segunda el conocimiento se deprecia debido a la rotación de los titulares del mismo.

El instituto con sede en Laxenburg, Austria, calcula en un reporte que, en el campo de la tecnología energética, hay tasas de depreciación del conocimiento entre 10 por ciento por año en turbinas eólicas y 30 por ciento al año en energía solar.

Pero en otras industrias, como los servicios, la devaluación del conocimiento puede ser de hasta 100 por ciento al año. Esto se debe a que el personal es el poseedor del ‘stock’ de conocimientos y las elevadas tasas de rotación del personal (por cualquier razón) se asocian con la depreciación del conocimiento, especialmente si el personal ocupa posiciones clave con respecto a la gestión del mismo.

La experiencia está sobrevalorada

Aún muchas empresas consideran la experiencia como el principal factor que puede dar a un candidato el puesto de trabajo, pero las constantes disrupciones en los negocios y en el mundo hacen que este elemento pierda más peso. Lo mismo ocurre con las empresas, que por años pudieron dominar en su segmento, pero de repente se ven en jaque por los cambios tecnológicos.

“El conocimiento adquirido de la experiencia puede ser básicamente más susceptible a la depreciación que otros tipos de conocimiento”, dice IIASA en su estudio. El clásico “aprender haciendo” es más propenso a devaluarse porque es menos probable que la experiencia en la producción sea codificada en actividades de investigación y desarrollo.

El conocimiento es abstracto y por eso es difícil distinguir cuales pensamientos son obsoletos. No obstante, si algo es seguro es que es necesario transformarse constantemente.

*Con información de Weforum.org

Lea ahora

4 factores críticos a considerar para aplicar a Desafío los Encuentros

El costo psicológico de emprender: 8 hábitos que desgastan tu salud mental

Franquicias baratas: Cinco opciones para invertir en 2019

Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar