fbpx Skip to content

De emprendedora, a empresaria de la belleza

Esta empresaria, inicialmente quería ser comunicadora. Pero vio una oportunidad en el maquillaje y la aprovechó.

Andrea Paola Rosal inició con el maquillaje hace más de 11 años, aunque veía esa actividad solamente como un hobby porque creía que sería algo que complementaría carrera de comunicadora. Ahora es una empresaria de éxito en ese campo.

 

“Pero al poco tiempo, me empezó a gustar y me di cuenta de que podía ganar más dinero maquillando personas, que como periodista”. Esto es de lo primero que indicó Rosal, propietaria de Andrea Paola Makeup & School, durante un Wintalk de Win.gt llevado a cabo recientemente.

Luego, ella trabajó para otras empresas y en la última, firmó un contrato que le impedía laborar en nada relacionado con el maquillaje durante 3 años y accedió. Cuando concluyó su actividad laboral, los dueños me dijeron que no podía trabajar en otra empresa relacionada con el maquillaje.

“Yo me asusté porque era lo único que sabía hacer y no me veía como periodista. Así que mi abogado me recomendó fundar mi propia empresa. Después de mucho pensarlo, alquilé un cuarto en la zona 10 para usarlo como oficina y ahí comencé”, relata. Hoy, tiene su escuela de maquillaje y belleza, donde también imparte cursos innovadores sobre esta actividad, aparte del Beauty Truck, en el que ofrece maquillaje, peinado, aplicación de esmalte y pestañas, fotos instantáneas y servicio para niñas.

 

Entre las especialidades de la compañía, también está el maquillaje para niñas, de acuerdo con su edad.

“El camioncito marcó un antes y un después como emprendedora. Yo era la maquillista que tenía su academia, nada más. Cuando tuve el Beauty Truck, que fue el primero en Guatemala y en Centroamérica, empezaron a hacerme muchísimas entrevistas, debido a la innovación que eso representaba. Luego abrí mis redes sociales para convertirlas en sitios más profesionales”.

La idea del Beauty Truck surgió en el 2015, mientras trabajaba un maquillaje, pues vio un camioncito de belleza, donde se ingresaba el dinero y la máquina entregaba el producto. “Me encantó la idea, busqué en Internet para ver si existían más en el mundo y encontré en Europa, Australia y Brasil. En el 2017, mi mejor amigo me dijo que su papá le había dejado una herencia y que quería invertir conmigo; entonces yo dije: ¡Hoy es cuándo!”

Pero tuvo que iniciar sola. Pero en cuanto puso el camioncito a funcionar, fue un éxito en redes sociales, pues todos lo veían como algo innovador, querían tomarle fotos, pero nadie lo alquilaba, nadie lo pedía para sus eventos.

“Un día, una empresa de maquillaje lo contrató, pero me dijeron que necesitaban que usara mis redes sociales para darle una cara a la marca. Tomé la oportunidad y me empecé a grabar. Al principio me daba pena, pero poco a poco pude comprobar que a la gente le gustaba cuando yo salía, cuando la marca tenía una cara detrás, porque se siente identificada y la marca personal es clave”.

 

The Beauty Truck marcó un antes y un después en la carrera de Andrea Paola Rosal.

Entre las habilidades que le ayudaron a desarrollar su negocio, ella menciona el valor de atreverse, pues su pregunta fue ¿qué puedo perder? Así se le han abierto muchas de las puertas que ha tocado, aunque ha tenido que aprender a ser ordenada y organizada con su tiempo y sus finanzas. “Esto me cambió mucho la vida, entre la emprendedora que yo era, a la empresaria en que me estoy convirtiendo”.

En cuanto a los errores más comunes a la hora de comenzar un emprendimiento, dijo que  “como maquillistas, creemos que lo que entra es nuestro dinero y uno de los errores es no separar las finanzas empresariales de las personales. Otro es no controlar bien los costos porque el maquillaje es caro y muchas personas no saben cuánto cobrar”.

Y también menciona los mayores aprendizajes que ha tenido y el primero que Andrea Paola menciona es haber perdido la vergüenza o pena de hacer contenidos, pues le temía mucho al “qué dirán”, por lo que sugiere trabajar mucho en la autoestima. Otras sugerencias que dio son mantener la constancia, llevar un control y organización con agenda, porque a la mente se le olvidan muchas cosas.

“Tampoco hay que tomar las cosas personales, ya que siempre habrá personas que comentarán sobre ti, lo que no estás haciendo, lo que sí, lo que deberías, etc. Además, hay que cuidar las finanzas, pues ahora que soy más ordenada que antes, veo como ha crecido mi patrimonio personal. Hay que preparar un presupuesto y cuando se pueda, ahorrar”.

Por último, esta emprendedora se ve en Latinoamérica en el mediano plazo, pues hace poco lanzó su propia línea de maquillaje y cuidado para la piel, así como educación en maquillaje. “Para mí es muy importante que el nombre de Guatemala suene y que la mujer guatemalteca se escuche alrededor del mundo”.

 

Alexis Canahui entrevista a empresarios dispuestos a compartir sus experiencias con la audiencia de Win.gt
Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar

¿Tech Startup?

¡Únete a este programa de aceleración y obtén las herramientas necesarias para acelerar tu crecimiento!

Newsletter

Recibe más contenido nuevo en tu bandeja. ¡No haremos spam!

.