fbpx Skip to content

Economía del Cuidado: Una fuerza laboral que mueve al mundo

En el marco de la conmemoración del 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, presentamos este análisis de la Economía del Cuidado que, en su gran mayoría, la mueven las mujeres guatemaltecas desde la informalidad.

Es un motor que no se menciona en análisis, proyecciones y estudios pero que mueve al mundo.

Las mujeres trabajan y el cuidado es el motor que impulsa día a día a millones de guatemaltecas. Describiremos qué es, por qué es importante y el lanzamiento de una novedosa convocatoria a nivel región para inyectar fuerza en este sector.

El motor silencioso que nunca falla

Se define a la Economía del Cuidado como el trabajo no remunerado que se realiza en el hogar, relacionado con mantenimiento de la vivienda, los cuidados a otras personas del hogar o la comunidad y el mantenimiento de la fuerza de trabajo remunerado.

Engloba actividades y servicios, remunerados y no remunerados, para el cuidado del hogar y de las personas, incluyendo la atención a adultos mayores, con discapacidad, cuidado infantil, atención psicológica y cuidado de la salud mental y otros más.

Oxfam lo define así “El trabajo de cuidados es el “motor oculto” que mantiene en funcionamiento nuestras economías, empresas y sociedades”.

Trabajo de mujeres

Las estadísticas a nivel mundial coinciden en que gran parte de este trabajo es realizado por mujeres y generalmente se asume que es su responsabilidad, por lo cual no se ha valorado adecuadamente o no se ha impulsado.

El Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana (Colombia) asevera que las mujeres aportan más del 76.7% del valor del trabajo de cuidado no remunerado monetariamente, y alrededor del 74% de las horas trabajadas.

En ese mismo sentido, poco más del 42% de las mujeres en edad de trabajar no forma parte de la mano de obra remunerada, según Oxfam y además, afirma que el valor económico del trabajo de cuidados no remunerado que realizan las adolescentes y mujeres en todo el mundo se calcula en al menos 10.8 millardos de dólares anuales.

Por tanto es una economía constante, creciente y aún así, oculta. La inversión  en  los  sectores  de  cuidado  bien podría repercutir inmediatamente en  la economía formal y en el desarrollo de millones de familias.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sector del cuidado constituye más de un tercio del empleo femenino, una labor que se realiza a menudo en condiciones precarias, bajo situaciones de violencia o acoso y/o con baja remuneración y poco acceso a la protección social, perpetuando la situación de pobreza y exclusión de las mujeres que trabajan en este sector.

El objetivo de la Economía del Cuidado es reconocer el valor económico del cuidado y con ello, reducir, recompensar y redistribuir el trabajo, tanto al interior como fuera del hogar.

Normalmente la economía del cuidado no se toma en cuenta para los cálculos del Producto Interno Bruto (PIB), y por ende todo esfuerzo para estimar la magnitud de las contribuciones económicas de la economía del cuidado bien se podría quedar corto. Es un movimiento de dimensiones monstruosas a lo largo y ancho del planeta.

¿Qué actividades entran en este tipo de economía?

  1. Organización, distribución y supervisión de tareas domésticas.
  2. Preparación de Alimentos.
  3. Limpieza y mantenimiento de vivienda, enseres y vestido
  4. Cuidado, formación e instrucción de los niños, lo que incluye el traslado al colegio y ayuda al desarrollo de tareas escolares.
  5. Cuidado de ancianos y enfermos.
  6. Realizar las compras, pagos o trámites relacionados con el hogar.
  7. Reparaciones al interior del hogar.
  8. Servicios a la comunidad y ayudas no pagadas a otros hogares de parientes, amigos y vecinos.
  9. Atención y cuidado físico de las personas
  10. Atención y cuidado psicológico y terapéutico de las personas

No toda es informal

Aunque su gran mayoría pulule entre la informalidad hay un fuerte brazo de esta economía que es formal y es altamente capacitada. Normalmente aquí se ubican todos los servicios de salud física y mental.

Por ello CEPAL indica que, a corto plazo, la profesionalización y certificación de quienes trabajan en forma remunerada en el sector de los cuidados aumenta sus capacidades laborales, sus salarios y su productividad.

Invertir en la economía del cuidado contribuye a gestionar de forma más eficiente el patrimonio natural y garantizar la sostenibilidad de la vida misma.

Primera convocatoria para la economía del cuidado

En Centroamérica ha iniciado, recientemente la Convocatoria para Negocios y Empresas de la Economía del Cuidado, realizada en el marco del programa “Enfoques escalables basados en el mercado para reducir, redistribuir y reconocer el trabajo de cuidados de las mujeres”.

El programa busca potenciar los modelos empresariales de Guatemala con productos y servicios relacionados con la Economía del Cuidado, donde las personas y empresas seleccionadas accederán a fortalecimiento empresarial.

De todos los participantes, una persona emprendedora destacada recibirá apoyo económico de hasta 5,000 dólares.

¿Cómo participar?

El período de postulación inicia el 21 de febrero y estará disponible hasta el 20 de marzo 2022, a través del sitio oficial   https://negociosdelcuidado.org/.

La invitación se extiende a empresas, emprendimientos y/o personas individuales de todo el país con productos, servicios y/o tecnologías que impactan al reducir, recompensar y redistribuir el trabajo de cuidados dentro de cualquiera de las siguientes áreas de enfoque:

Cuidado de la infancia:

Productos, servicios o tecnologías orientados al cuidado infantil, que faciliten la labor de padres y madres de familia con un enfoque de corresponsabilidad entre hombres y mujeres y/o que permitan reducir y redistribuir la carga de cuidado asumida al interior de los hogares.

Cuidado de personas en situación de dependencia:

Productos, servicios o tecnologías de cuidado para personas en situación de dependencia, ya sea   dentro del hogar o fuera del mismo, fomentando la corresponsabilidad social y de género, contribuyendo a aliviar la carga de cuidado asumida desde los hogares y en particular desde las mujeres.

Cuidado de salud de larga duración fuera del hogar:

Productos, servicios o tecnologías de apoyo para las personas con requerimientos de cuidados en salud de larga duración, que no pueden brindarse dentro del hogar debido a su naturaleza, contribuyendo a mejorar su calidad y accesibilidad.

Salud mental:

Productos, servicios o tecnologías que brindan apoyo psicológico a las familias y promueven la salud mental de todos sus miembros, a través de la investigación, educación, diagnóstico y tratamiento integral.

Discapacidad y rehabilitación:

Productos, servicios o tecnologías que brindan oportunidades para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad o en proceso de recuperación de enfermedades, trastornos, lesiones o traumas fomentando su autonomía.

Cuidado del hogar:

Productos, servicios o tecnologías de apoyo al cuidado y sostenimiento de los hogares, facilitando y reduciendo el tiempo dedicado a las tareas domésticas cotidianas.

La Convocatoria es para Negocios y Empresas de la Economía del Cuidado tomará en cuenta a todas las personas, emprendimientos y empresas de Guatemala bajo la finalidad de impulsar o diseñar sus modelos de negocios, con capacitaciones de la mano de especialistas, capital y espacios de networking.

Se pretende dar paso a una transformación de la sociedad a través del impulso de la economía del cuidado.

Esta Convocatoria tiene el objetivo de fortalecer a empresas y emprendimientos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica. Es ejecutada por Alterna en alianza con Pro Mujer, con el apoyo de ONU Mujeres y el financiamiento del IDRC Canadá (International Development Research Centre) y Open Society Foundations.

Compártelo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar