fbpx Skip to content

La importancia de crear un fondo de emergencia

Este ejercicio te ayudará a saber la cantidad que necesitas mensualmente para vivir, y será la misma que deberás constituir para formar tu fondo para emergencias, ya que este se calcula en función de tus gastos, no de tus ingresos.

Dicen que “más vale prevenir que lamentar”. Y la pandemia nos ha dejado claro que las emergencias siempre son un riesgo latente en nuestras vidas, que no podemos anticipar (se han perdido millones de empleos a causa de COVID19). Lo que sí podemos hacer es estar preparados para cualquier tipo de percance, accidente, despido, enfermedad, etc.

Lo primero que tienes que hacer es calcular los gastos fijos que tienes en el mes. Enfócate en los gastos básicos como alimentación, recibos (luz, teléfono), renta, gasolina, colegiaturas… Súmalos y deja fuera aquellos que no son necesarios o puedas postergar, como comidas fueras de casa, vacaciones o alguno que otro gusto.

Este ejercicio te ayudará a saber la cantidad que necesitas mensualmente para vivir, y será la misma que deberás constituir para formar tu fondo para emergencias, ya que este se calcula en función de tus gastos, no de tus ingresos. Analiza también tu situación familiar, si eres el único que aporta económicamente en tu hogar o si alguien fuera de tu casa depende de ti, etc.

Aunque no existe un consenso acerca de la cantidad que debes guardar en tu fondo para emergencias, la recomendación es cubrir un monto de tres a seis meses de tus gastos. La idea es que sea suficiente para que te puedas sentir tranquilo en caso de que se presente un imprevisto.

Después de una emergencia, procura recuperar el dinero del ahorro lo más pronto posible. No utilices ese dinero como una caja chica, una emergencia no es aprovechar una oferta o tomar unas vacaciones, esos gastos los puedes postergar o bien, considéralos dentro de tu ahorro y destina una parte para este rubro.

Debes acceder a ese fondo en el momento en que lo necesites. Puedes abrir una cuenta de depósito en una institución financiera autorizada para este propósito. No debes dejarlo en instrumentos financieros a plazos, pues en caso de que lo requieras no lo podrías retirar cualquier día.

Sé constante y no lo utilices, salvo para cubrir justamente una emergencia.

Crédito: Gianco Abundiz, experto en educación financiera

Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar

¿Tech Startup?

¡Únete a este programa de aceleración y obtén las herramientas necesarias para acelerar tu crecimiento!

Newsletter

Recibe más contenido nuevo en tu bandeja. ¡No haremos spam!

.