Skip to content

Seis claves para la transformación digital de tu negocio

La digitalización se aceleró de manera considerable en el último año. Lo que a las empresas les hubiera llevado años, la pandemia y el confinamiento lograron que se concretara en un tiempo record.

Según un informe de Gadeth Network, el 81% de las compañías latinoamericanas consideran que la digitalización es una oportunidad para hacer crecer sus negocios. Sin embargo, y de acuerdo con datos de la consultora KPMG, el principal obstáculo para agilizar este proceso es la incertidumbre sobre los escenarios operativos en los que se desarrollarán sus actividades en el futuro.

“Tanto empresarios como emprendedores deben prepararse ante la posibilidad de que alguna herramienta no funcione, pero ese inconveniente se puede convertir en una fortaleza para buscar nuevas formas de adaptarnos al cambio”.
Octavio Camarena, Director de KIO Application Management de KIO Networks

Para garantizar que la transformación digital de una corporación sea exitosa, lo mejor es contar con un aliado experto en Tecnologías de la Información (TI), pues así se puede asegurar que la asesoría cumplirá con los objetivos de la compañía.

Por ejemplo, las empresas pequeñas requieren, principalmente, el comercio electrónico y las plataformas colaborativas. Las empresas medianas, además de las anteriores, deben sumar la automatización y los servicios en la nube. Las empresas grandes deben apostar por todas las ya mencionadas y agregar la hiperautomatización. En cuanto a la ciberseguridad, es una herramienta obligatoria para cualquier negocio o emprendimiento, sin importar su tamaño o industria.

Seis tecnologías clave para garantizar la transformación digital exitosa y efectiva de los negocios:

1. Comercio electrónico.

Consiste en brindarles a los clientes una experiencia novedosa y satisfactoria en la adquisición de productos y servicios a través de internet. Es decir, utilizar todos los recursos tecnológicos para garantizar que una vitrina física se puede llevar a la pantalla del celular o la computadora. Además, también se debe asegurar que el proceso funcionará a la perfección en todo momento: compra, publicidad, cadena de suministros, envío, entrega y verificación de la compra. Si la experiencia es satisfactoria, el usuario volverá.

2. Nube.

El almacenamiento en la nube permite tener acceso a servicios, programas o información almacenada en una red digital desde cualquier parte del mundo, sin necesidad de contar con un dispositivo físico. Existen tres tipos de nube: pública (infraestructura disponible para el público en general y las empresas), privada (servicios computacionales a demanda alojados en una red de acceso restringido) e híbrida (ecosistema que fusiona las dos opciones anteriores y permite dividir las operaciones en ambos entornos). Lo más importante es recordar que la nube debe garantizar disponibilidad 24/7.

3. Plataformas colaborativas.

Son ecosistemas virtuales de trabajo que permiten centralizar todas las herramientas que se necesitan para que los colaboradores de una empresa puedan desarrollar y gestionar su trabajo. El objetivo es facilitar y optimizar los recursos y la comunicación entre las personas para que los proyectos fluyan de mejor manera.

4. Automatización.

La automatización robótica de procesos (RPA) consiste en la ejecución exacta y sin errores, a través de robots o softwares, de los procesos que son repetitivos en una organización.

5. Hiperautomatización.

Es la combinación armónica de RPA, con el componente de inteligencia artificial (IA), tecnología que se involucra en la toma de decisiones humanas de modo eficiente. Cuando la predicción de comportamientos que aporta la IA se fusiona con la RPA, se crea un componente vital para las empresas: la hiperautomatización. Esta solución permite eficiencia, productividad y agilidad en el servicio al cliente, así como una reducción de errores en el proceso. Todo esto se traduce en un mejor costo-eficiencia.

6. Ciberseguridad.

La seguridad virtual es la tecnología que le da sentido a todas las anteriores, pues ayuda a proteger la información de los colaboradores y las empresas. Los tres pilares de la ciberseguridad son:

    1. Nivel preventivo. Se busca hacer una identificación de las amenazas para saber cuál es la situación, ya que esta servirá como guía de trabajo. En esta etapa se identifican cuáles son las necesidades de cada empresa y se determina qué se debe proteger.
    2. Nivel activo. Es una seguridad estructurada y monitoreada 24/7 desde un centro de operaciones de ciberseguridad de última generación. En este aspecto se requiere de una infraestructura de protección de firewalls y malware, así como del correo electrónico, entre otros aspectos.
    3. Nivel proactivo. Este tipo de seguridad involucra servicios más avanzados, los cuales están relacionados con la automatización de procesos y la inteligencia artificial, así como un equipo de expertos que son el respaldo del poder predictivo de la IA, con el fin de anticiparse a los ataques y tomar acciones oportunas.

El experto Octavio Camarena asegura que “Incorporar estas tecnologías ya no es una opción, pues no estamos hablando de soluciones disruptivas. Son cambios necesarios, obligatorios y exponenciales para todas las empresas que buscan posicionarse como líderes de su industria”.

Comparte »
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
.
Este contenido

También te podría interesar